Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Últimos temas
» Angel Kid(Nc-17)
Miér Mayo 27, 2009 8:00 am por Karuroruso

» Sometimes (advertencia: lemon) (cap 1)
Sáb Mar 28, 2009 7:16 pm por lyra

» Believe... in dreams
Miér Mar 04, 2009 10:48 pm por Deivid

» FUEGO EN EL PARAÍSO, SEGUNDO PLAZO.
Jue Feb 26, 2009 7:45 pm por Sei-chan

» CONDENADA A SEGUIR SOÑANDO
Miér Feb 18, 2009 1:19 pm por Khira

» mis creaciones
Mar Feb 17, 2009 10:17 am por Karuroruso

» mis creaciones
Mar Feb 17, 2009 10:15 am por Karuroruso

» Ciudad Mágica ;)
Lun Feb 16, 2009 9:39 am por Karuroruso

» HUMAN BEHAVIOUR [postales/banners]
Lun Feb 16, 2009 9:24 am por Karuroruso

» Los garabatos de Psique
Lun Feb 16, 2009 9:15 am por Karuroruso

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Nuestras webs amigas

Del e-book de la Colección Homoerótica y sus cuitas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Del e-book de la Colección Homoerótica y sus cuitas.

Mensaje por Dablin el Vie Ago 29, 2008 4:49 am

Pensaba decir que el e-book era bello, bonito y bárbaro, pero eso sería una falta de consideración para todas las personas que pusieron su esfuerzo para hacerlo nacer.
Luego pensé que si hacía una critica como tienen que ser, más de alguien me odiaría… ¿pero saben qué…? Prefiero el odio razonable al cariño por inercia.
Así que ponerse el chaleco anti-críticas, que allí les va mi opinión.
D.


Desde la portada se nota el amor en la creación de este libro, hay detalles, hay tiempo, hay esfuerzo y hay talento.
Es como una caja de bombones surtidos, sabes de antemano que será delicioso pero igual hay cierta rosquillita de preocupación, por el riesgo de comer/leer aquellos que no conoces y que pueden ser una dulce sorpresa o un desagradable pasmo.
Y comienzas a devorar esas joyitas pequeñas y dulzonamente adictivas hechas con tanta dedicación y desbordante talento.

El primer bombón que agarras está hecho por una jovencita que te imaginas, dejó los frenillos y la barbie en la repisa para escribir esa delicada y bellísima pieza: “Acordes de locura” y entre frase y frase te entra la duda si es una jovencita o un anciano de barriga cervecera quien escribió ese cuento, porque usa el humor negro con pinceladas dignas de un artista como Leonardo (Da Vinci, no Di Caprio), con el toque perfecto en el lugar adecuado.
Terminas ese cuento chupándote los dedos porque entre tanto talento se te anduvo derritiendo el chocolate y te enfrentas a “Carta” y viene el primer estrujón de estómago. Y es que esta chica con poco dice mucho y pasa directamente al bando del cuento desprovisto de adornos, fiero y combativo. Narra y enseña lo oculto, aunque duelan los dientes y termines enjugándote las lágrimas con el gato regalón.

El respiro viene con gotario chico y envuelto en papel plateado, porque sacas otro bombón que parece relleno de mazapán y resulta ser relleno de licor delicioso. “Cristal de Bohemia” es una maravilla, aunque a ratitos los dientes te castañeteen y el gato maúlle pidiendo auxilio porque las lágrimas lo ahogan.
Y el primer desahogo llega con “Dania, Daniel y Baldo”, el gato se acurruca y disfrutas de un bombón de puro chocolate, que da lo necesario, mantiene los límites de dulzor y entretención, llevándote con oficio en un laberinto bien trabajado.

El bombón suave se acaba y el gato husmea por allí para quedarse los dos prendidos de un relato que sabe a chocolate blanco relleno de chocolate negro, pero que a ratos se deshace con demasiada facilidad; porque con “El Comienzo”, no sabes de qué hablan hasta que te quedan pocos párrafos y ya no tienes chocolate entre los dedos, sólo unas gotas en la cabeza del gato.

Y te topas de pronto con un bombón que está relleno de trufas y no te lo esperabas, porque es poesía pura deshaciéndose en tu garganta y en los ojos del gato que llega a maullar de contento por la joyita que está viendo lucirse ante sus ojos. “Esta noche no hay eclipse”, es todo lo que deseas y mucho más de lo que esperabas, es narrativa de la buena en dosis adecuadas y con el color y gusto preciso.

Y llegas a “Éxtasis” y te pones el gato de cojín en los riñones de lo que te provoca ese relato, tanto te desafía que te dan ganas de llamar a los bomberos como mínimo. Y cuando termina, anotas mentalmente que le dirás un par de verdades al escritor por jugar así con tus sentimientos y terminar abruptamente esa delicia. Y te tragas un bombón de puro gusto porque quiéraslo o no, te encantó el cuento.

Respiras, te relames y sacas un chocolatín que parece medio soso pero a la segunda oración resulta ser toda una novedad y una delicia, de esos chocolates rellenos con algo blando, ácido y empalagoso y como a ti te chiflan esos sabores, aprietas al gato imaginándote que es el pingüino de “Hielo”, y ambos sueltan lágrimas, tú de risa y él gato de dolor porque a estas alturas lleva las de perder.

Y vienes a dar con otra de las joyitas del e-book, porque sacas un bombón que es un conocido y siempre bien recibido, relleno con almendras de las mejores, y lo disfrutas hasta el último crunch que hacen tus muelas mientras te emocionas con “Indecisos”, y de puro amable le convidas un pedacito mínimo de chocolate al minino. Y anotas que la autora de ese relato merece bendecirte con una segunda parte.

Cuando llegas a “Lo que no se recuerda no hace daño”, le das la mitad del bombón al gato, porque resultó ser una de esas naranjitas que desde niña odias, y porque el relato te sabe a poco, a chiste macabro y porque a pesar de todo, algo de ética te queda en el bolsillo chico, y recuerdas eso de que aunque sean personajes hay que respetarlos, y en este cuento, eso no pasa.

Luego sonríen tú y el gato porque te reencuentras con un bombón conocido, amado y siempre seguro, relleno con guindas al ron; lo sacas lo saludas y te vuelves a poner al gato de cojín, esta vez bajo los pies y disfrutas de “Nacido de las aguas”, porque sabes que será perfecto. La cantidad exacta de genialidad, el picorcito del ron resbalando por tu garganta al igual que las palabras hilvanadas con arte y oficio, y es que estás leyendo a la autora de autoras. Y cuando se acaba el suspiro es enorme, porque una vez más te dio gusto paladear aquel manjar y porque como siempre, ella lo logró, te sorprendió.
Y cuando creías que todo volvería a la rutina, descubres un bomboncito arrinconado bajo un papel oscuro y que resulta ser poesía líquida, porque está relleno de chocolate amargo del más exquisito que existe. “Pecado” nos reencuentra con otra de las grandes de la narrativa homoerótica. Viene cargado de arte, oficio, imaginación, conocimientos, todo perfectamente equilibrado y el gato trata de huir porque de nuevo va como pañuelo desechable y es que este relato emociona hasta los mocos.
Y la voltereta es agónica, porque caes en un bombón tan raro que a la segunda paladeada decides que el gato será feliz con ese trozo extraño de chocolate, “Si yo sufro”, es un híbrido entre humor casi negro y relato triste, y decides que de esos bombones, no quieres probar más.
De cabeza te vas al próximo chocolatín y el gato vuelve a ser estrujado, porque en “Técnica mixta sobre tela” esperabas encontrar algo y te topaste con mucho más, como esos bombones que crees llevan chocolate blanco en el interior y resultan ser pasas al ron, y del fuerte.
Con curiosidad te metes a la boca el siguiente bombón y la sonrisa no se te borra más, y sueltas un poco al gato, porque uno de los mejores relato del e-book y de los que has probado en tu vida, se deshace en tu boca, inundando todas tus papilas gustativas con un carnaval de cacao que nunca olvidarás, el gato maúlla y tú te deleitas con “Tres son multitud” como si fuera chocolate suizo del más caro.

Y terminas con “Víctimas” y te preguntas si acaso la escritora usa un puñal y su sangre para darle vida a esas palabras, el bombón esta vez está relleno de chocolate bitter, lleva chocolate blanco y la cobertura es más chocolate bitter pero de ese duro, del más macho, el que te exige y te cobra caro. Ahorcas al gato por maullar justo cuando el relato rayaba en la crueldad absoluta y te ahogas con el chocolatín, pero no puedes dejar de leer, porque está demasiado bien escrito. Aunque la sangre salpique hasta la lámpara y a medida que lees le vas arrancando uno a uno los bigotes al minino de pura neura.
Y cuando llegas al último punto, por fin respiras, sueltas al gato que corre a denunciarte con el green peace y te levantas como flotando, como si pisaras nubes recién hechas, vas al calendario y rayas con una cruz roja la fecha de este e-book que ya es cuento viejo, y anotas con un gran círculo negro el 31 de octubre, porque ese día, el gato, una caja de bombones, tú y el e-book de Calabazas tienen otra deliciosa y cacaotica cita.
Dablín.
(Ningún animal fue maltratado al hacer el comentario, por si acaso)

Dablin
En vías de extinción
En vías de extinción

Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 01/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Del e-book de la Colección Homoerótica y sus cuitas.

Mensaje por Nimphie el Sáb Ago 30, 2008 9:04 pm

Pues, como quien ha recibido una crítica agradable, te agradezco, Dablin Smile

Ya hablaremos de esto por el msn.
avatar
Nimphie
Coleccionista de ukes
Coleccionista de ukes

Cantidad de envíos : 217
Edad : 28
Localización : Arkham Avenue
Fecha de inscripción : 29/06/2008

Ver perfil de usuario http://xlash.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Del e-book de la Colección Homoerótica y sus cuitas.

Mensaje por Psique el Jue Nov 20, 2008 10:34 am

T-T tu comentario me ha causado unos cosquilleos de dicha internos, esos que te hacen dar brinquitos sobre el asiento y gritar "yeeeeee" en voz bajita.
Gracias!!!
(agradezco tambien el no maltrato animal durante el comentario o.O)
avatar
Psique
Fantasma
Fantasma

Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 25/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Del e-book de la Colección Homoerótica y sus cuitas.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.