Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Últimos temas
» Angel Kid(Nc-17)
Miér Mayo 27, 2009 8:00 am por Karuroruso

» Sometimes (advertencia: lemon) (cap 1)
Sáb Mar 28, 2009 7:16 pm por lyra

» Believe... in dreams
Miér Mar 04, 2009 10:48 pm por Deivid

» FUEGO EN EL PARAÍSO, SEGUNDO PLAZO.
Jue Feb 26, 2009 7:45 pm por Sei-chan

» CONDENADA A SEGUIR SOÑANDO
Miér Feb 18, 2009 1:19 pm por Khira

» mis creaciones
Mar Feb 17, 2009 10:17 am por Karuroruso

» mis creaciones
Mar Feb 17, 2009 10:15 am por Karuroruso

» Ciudad Mágica ;)
Lun Feb 16, 2009 9:39 am por Karuroruso

» HUMAN BEHAVIOUR [postales/banners]
Lun Feb 16, 2009 9:24 am por Karuroruso

» Los garabatos de Psique
Lun Feb 16, 2009 9:15 am por Karuroruso

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Nuestras webs amigas

Sometimes (advertencia: lemon) (cap 1)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sometimes (advertencia: lemon) (cap 1)

Mensaje por lyra el Sáb Mar 28, 2009 7:16 pm









SOMETIMES




Género: Angustia, Drama, Romance

Advetencias: Lemon

Resumen:

Ángel es un chico que lo ha perdido todo, que no tiene ganas de seguir buscando eso que es tan necesario para vivir, el amor. Pero cambiará de opinión cuando conozca a Carlos, un chico que le hará ver que es el amor quien te encuentra a ti, y no al revés.



CAPITULO 1






A veces siento que mi vida no vale nada, que arrastro los pies al caminar porque no tengo la fuerza necesaria para hacerlo con soltura, que mi cabeza va inclinada para no ver lo que me rodea.

A veces siento que si fuera invisible, nadie se daría cuenta de mi ausencia hasta que fuera demasiado tarde, eso si alguien recordara que hubo un día en que una sonrisa iluminó mi rostro.

Y el dueño de esa sonrisa fuiste tú…

Un día reparaste en mi presencia, viste que me sentía solo y decidiste hacerme compañía, a pesar de que en un principio me negué con insistencia, al final cedí al ver la sonrisa que tus dulces labios me mostraban.

Estaba sentado en un banco del parque y te me acercaste. Paseabas a Lucky, un setter canela al que querías con locura, según me explicaste más adelante.

Pasaste por mi lado y viste la tristeza que flotaba a mi alrededor. Llamaste a Lucky y te sentaste a mi lado sin parar de mirarme. Yo me sentía incómodo ante tus ojos, y aún lo sigo haciendo…cada vez que me miras, mi corazón se para y mi respiración se ralentiza.

-Hola-me saludaste.

Yo pasé de con testarte. Fingí que estaba muy interesado en la lectura del libro que tenía en las manos, aunque en realidad llevaba casi una hora en la misma página sin verla, con los pensamientos en otra parte y los ojos medio cerrados.

Te me acercaste un poco más, lo suficiente para poder leer sobre mi hombro el título del libro.

-Pablo Neruda-leíste en voz alta.

Resoplé enojado y cerré el libro de golpe, pensando porque de todos los bancos que había en el parque, habías tenido que sentarte en el que yo estaba.

-Me encantan sus poemas-dijiste tratando de comenzar una conversación.

Esperaste mi respuesta, pero yo seguía en silencio, esperando en vano a que te aburrieras de mirarme y te fueras. Pero Lucky tenía otros planes en mente.

Se me acercó a olisquearme y tú lo dejaste. Apoyó su cabeza en mis rodillas, mirándome fijamente con sus sabios ojos castaños. Él también veía que me sentía solo y me quería hacer compañía.

Bajé la vista y no puede evitar esbozar una sonrisa, al mismo tiempo que levantaba una mano y le acariciaba la cabeza.

-Que suave-dije en voz baja.

-Es el mejor perro del mundo-dijiste orgulloso-Se llama Lucky.

-Suerte-dije en voz baja otra vez.

-Si, soy muy afortunado-reíste-Por cierto, me llamo Carlos.

Me tendiste una mano que yo miré sin entender. Nos acabábamos de conocer, era muy pronto para un contacto humano. Pero mis ojos se fijaron en los tuyos y vi en ellos que eras sincero, que solo querías que no me sintiera tan solo.

Al menos, te dejaría intentarlo.

-Ángel-contesté aceptando tu mano.

-Encantado de conocerte, Ángel-dijiste sonriendo.

Traté de soltarme, pero tu agarre era muy fuerte. Estaba comenzando a sentirme incómodo, me estabas acariciando la palma de la mano con la punta de tus dedos, haciendo que miles de escalofríos me recorrieran el cuerpo.

Me puse tenso y lo notaste, porque me soltaste poniéndote más serio.

-Te dejo que sigas leyendo-dijiste poniéndote en pies.

Cogiste a Lucky y ataste la correa a su cuello, pero antes de marcharte me miraste de nuevo.

-Paso todos los días a esta hora-me informaste.

Esperaste una respuesta mía, pero solo obtuviste silencio de nuevo. Suspiraste y tirando con suavidad de Lucky, emprendiste el camino de regreso a casa, dejándome sumido de nuevo en mis pensamientos.

¿Por qué te empeñabas en querer verme de nuevo? Yo estaba muy bien tal y como estaba. Solo, sin tener que preocuparme de nadie. No como antes, cuando creí que lo tenía todo y de la noche a la mañana me encontraba solo…y sin nada…

lyra

Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 18/02/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.